Jornadas de difusión de proyectos Académicos, de Investigación y Extensión

ESTRATEGIAS DE PREVENCION DEL SOBREPESO Y LA OBESIDAD EN NIÑOS PRE-ESCOLARES
DE DIFERENTES INSTITUCIONES DE LA CIUDADES DE GUALEGUAYCHÚ
Y BASAVILBASO EN EL CICLO LECTIVO 2010

Cristina POSSIDONI, Mónica COSTA, Analía PANIAGUA

Facultad de Bromatología
POSSIDONI, CRISTINA: cpossidoni@yahoo.com.ar

Resumen:

El incremento en la prevalencia de obesidad en niños, adolescentes y adultos a nivel mundial es alarmante, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo. Las localidades del interior del país no han podido escapar a la transición nutricional y al cambio de estilo de vida propiciando estas patologías. La OMS calcula que en 2015 habrá aproximadamente 2300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad. Por lo tanto, el momento para trabajar en prevención es ahora ya que los niños de hoy pueden ser esos adultos obesos de mañana. Por otra parte, la Atención Primaria de la Salud (APS) como estrategia nos impulsa a trabajar en los ámbitos de desarrollo de la vida de las comunidades desde la mirada de la prevención de la enfermedad y la promoción de los estilos de vida saludables entre los que se encuentra la alimentación. La Estrategia Mundial OMS sobre Régimen Alimentario, Actividad Física y Salud, adoptada por la Asamblea de la Salud en 2004, describe las acciones necesarias para apoyar la adopción de dietas saludables y una actividad física regular. Pide a todas las partes interesadas que actúen a nivel mundial, regional y local, y tiene por objetivo lograr una reducción significativa de la prevalencia de las enfermedades crónicas y de sus factores de riesgo comunes, y en particular de las dietas poco saludables y de la inactividad física Para combatir el problema del sobrepeso y la obesidad es necesario involucrar a las familias, comunidades educativas y a los equipos de salud, ya que los trabajadores de la salud no pueden esperar solucionar este problema por si solos. Hemos corroborado en proyectos anteriores el impacto positivo significativo si se integran a las comunidades educativas para identificar los factores predisponentes y para propiciar estilos de vida saludables ya que el tratamiento se dificulta una vez instalada la enfermedad. El arrastre de obesidad de la infancia a la adultez revela buena correlación luego de la primera infancia y la adolescencia, este es otro motivo que justifica la intervención temprana. Han sido bien identificados factores predisponentes o protectores modificables y no modificables, del desarrollo del sobrepeso u obesidad a saber: